Posteado por: Benjamin | 18 noviembre, 2010

Encantos del Este: Suzhou, Shanghai y Xitang

Nuestra siguiente parada despues de Xian fue Suzhou, una ciudad a unos 100 km de Shanghai. Nos acercabamos a la costa, alejandonos asi de la comida picante del centro-norte y aproximandonos a las ciudades super modernas: con sus altos edificios, su tren de alta velocidad y sus estaciones que parecen aeropuertos.

Lo de Suzhou fue algo bastante improvisado, dentro de lo ya improvisado de nuestro viaje. Le robamos un par de dias a Xian, que como ciudad no tiene demasiado interes, y decidimos buscar otro destino. La verdad es que elegimos bien. Tras un largo viaje en tren, compartido con varios personajes, entre ellos una mujer que, tanto por la noche como por la mañana, nos hizo participes de su ritual dermatologico, consistente en aplicarse mas de nueve cremas (contadas) sobre su maravillosa piel facial, cada una con su masaje y demas; llegamos por fin. Suzhou es una ciudad “pequeña”, de casi seis millones de habitantes. Tiene una historia bien larga, ya Marco Polo la describio como una de las ciudades mas bonitas de China e incluso Shanghai era llamada en su dia “el pequeño Suzhou”. Le llaman la Venecia del Este por sus canales y es famosa por sus jardines, que son patrimonio de la humanidad. Pero los chinos le llaman jardin a algo diferente que nosotros; basicamente son antiguas casas que, si, estan rodeadas por algo de vegetacion, suelen tener estanques poblados por los tipicos peces naranjas hambrientos de cualquier cosa que les tires al agua (la verdad es que la escena de cientos de peces matandose por unas migas de pan es algo macabra) y en las que has de ir paseando por sus laberinticos pasillos de roca, intercalando espacio interior con espacio exterior; no se si me explico, lo cierto es que tiene tela. La verdad es que no teniamos muchas expectativas sobre Suzhou, porque casi decidimos ir a parar alli de un dia para otro, pero nos gusto mucho. Estuvimos de nuevo paseando en bicicleta -se le coge el gusto a conocer una ciudad a golpe de pedal- y dimos algun paseillo en barca mientras nuestra barquera nos cantaba al tiempo que remaba.


Alli pasamos un par de dias, alojados en un albergue con una pequeña sala de conciertos (por llamarle de alguna manera) en la que se hizo una fiesta de Halloween con una banda irlandesa tocando de fondo, vaya, un ambientazo. En la sala habia un futbolin en el que varios chinos se congregaban para hacer girar los mangos a toda velocidad: ambos concluimos que nunca habiamos visto jugar a nadie peor (y yo tampoco soy ninguna crack del futbolin). En una de estas, al ver que los mirabamos atonitos, nos invitaron a jugar con ellos. No es por presumir, pero les dimos unas palizas interesantes. Al final hasta se quisieron hacer una foto conmigo, supongo que lo de ser una chica y jugar bien al futbolin les dejo mas que sorprendidos. Creo que esa noche descubrieron que hay otra forma de jugar que no consiste en hacer girar a los jugadores sin sentido. Muy divertido.


Nos cogimos un tren de alta velocidad para Shanghai. La escena fue la siguiente: en el vagon habia un velocimetro y, desde que el tren paso los 200 km/h hasta los 349 que alcanzo, estuvimos con la camara enfocando el monitor y haciendo una foto cada vez que subia un par de kilometros (siempre pensando que era la velocidad tope a la que ibamos a llegar). En fin, unos gañanes.

En Shanghai nos esperaban Hua Nan (cuyo nombre españolizamos al instante, convirtiendose asi en ‘Juanán’) y su mujer Lu Lu, que nos iban a acoger en su casa durante los siguientes cuatro dias. Que majetes estos chinos…

Ya sabiamos que Shanghai era una ciudad de imponentes rascacielos y luces de neon, pero creo que nunca llegamos a imaginarnos hasta que punto (a pesar de que sabiamos de algun estudio que dice que la ciudad acabara por hundirse por el peso que soporta y lo horadado que esta su subsuelo). Pasear por la calle Nanjing y llegar a la orilla del rio para admirar los edificios de ambas margenes acabo por convertirse en algo de ‘cada dia’. Lo cierto es que sobrecoge y te hace sentir una especie de: “y ahora, que?”. Todavia conserva una parte de ciudad mas tipica y antigua en el centro -plagada de turistas como nosotros-, pero es un reducto pequeño. Durante el siglo XIX los occidentales decidieron que les gustaba la ciudad (obviamente, por razones economicas) y casi que invadieron Shanghai y durante decadas convivieron chinos y europeos en el mismo espacio, siempre cada uno por su lado. Aun hoy la parte que la ciudad concedio a los franceses para que comerciasen y donde las leyes chinas no tenian validez, sigue llamandose “concesion francesa” y es un barrio mega-pijo en donde puedes salir de comprarte un Rolex e ir a la tienda de al lado a negociar la compra de un Lamborghini.

Tuvimos la oportunidad de visitar el museo de la fundacion del Partido Comunista Chino y ver donde Mao & cia se reunieron para sentar las bases del partido que a dia de hoy sigue en el poder. Estuvimos en el Museo de Historia de Shanghai, donde te explican como se organizaban con tanta poblacion tan diversa a principios del siglo XX. Una curiosidad que me llamo la atencion: en su dia, y para que quedasen representadas la faccion occidental y la china, los acusados eran juzgados por dos jueces, uno blanco y uno chino.

El barrio en que vivian Hua Nan y Lu Lu estaba bastante apartado del centro, al lado de un aeropuerto; tan apartado que siempre teniamos que estar pendientes del reloj para no perder el ultimo bus que te lleva alli desde el aeropuerto. Un dia lo perdimos y quisimos cogernos un taxi, ya que la distancia es bastante pequeña, pero es tan pequeña que ningun taxista nos queria coger porque no les salia a cuenta el trayecto, prefieren coger a gente que baja al centro de la ciudad. Finalmente, entre andar un poco y perseguir desesperadamente a taxis, nos encontramos desamparados en medio de una carretera sin saber que hacer. En estas estabamos cuando se paro un motorista a nuestro lado y, adivinando sus intenciones, enseguida le hicimos saber a donde queriamos ir; el nos ofrecio un precio que aceptamos y, acto seguido, nos subimos en su moto (Benjamin en medio), sin casco ni leches en vinagre y el salio dando un aceleron. Creo que se salto todos los semaforos en rojo que nos encontramos por el camino, pero llegamos sanos y salvos y con otra historia que contar. En este mismo barrio nos pegabamos unos desayunos de lujo por cuatro perras sentados en un banco del parque: consistian en la tipica bola de masa rellena de carne y hecha al vapor (los aficcionados al manga podran hacerse una imagen mental de las bandejas apilables de bambu en las que estan) y un yogur bebible que comprabamos en el super. Al vernos llegar, los de las bolas de masa nos decian algo en chino que nosotros interpretabamos como: “Lo de siempre?”, a lo que nosotros asentiamos y ellos nos servian.

La comunicacion con los chinos es harto complicada, no solo por la barrera idiomatica, sino porque es imposible saber si te estan diciendo ‘si’ o ‘no’ (luego hablan de los gallegos, no saben nada…). Por ejemplo: entramos en una sala de juegos recreativos; un señor que esta dentro nos dice algo y nos hace unos gestos que interpretamos como de negacion; nosotros, señalando hacia la puerta y negando con la cabeza -“que nos piremos?, que nos larguemos?”; el señor hace un gesto interpretable como de duda, de afirmacion o de negacion; nosotros, negando de nuevo y claramente con la cabeza -“que NO podemos estar aqui?, aqui NO?”; mas gestos raros o, segunda opcion, asentimiento con la cabeza. Les encanta asentir despues de una pregunta negativa tuya como: “No tienen este producto en la tienda, verdad?” y te responden que si, y tu: “Ah, pues demelo”, y te responden que no, y tu: “Ah, que no lo tienen?”, y te responden que si. Vaya, que si que no lo tienen. Hasta que por fin nos enteramos ha pasado ya un buen rato.

Nuestro ultimo dia antes de Hong Kong y nuestra super aventura aqui, que contaremos en el proximo post, lo pasamos en Xitang, un pueblecito pequeño, separado por un canal y famoso porque alli se rodaron unas escenas de Mision Imposible III; hecho del que aun estan bien orgullosos y que te recuerdan con algunas fotos de Tom Cruise durante el rodaje salpicadas por el pueblo. Es bastante turistico, pero es alucinante. Por la noche, en ambas margenes del canal se encienden infinitos farolillos rojos y la gente echa al agua velas encendidas en barquitos de papel. Una imagen preciosa. Hua Nan y Lu Lu nos habian reservado una habitacion en una pension pequeñisima de unos amigos suyos en la que nos trataron como reyes y, por ocho euros, nos dieron una habitacion con vistas al canal y una cama preciosa con dosel. Un lujazo impensable en otro sitio.

Al dia siguiente volvimos a Shanghai y, tras pasar el control fronterizo (si, como si saliesemos del pais), nos subimos en el tren que nos llevaria a Hong Kong.

Por cierto, Benjamin olvido mencionar un detalle en el post anterior. Lo que no dijo fue que, al recoger la mochila del suelo con la flema pegada, con la mano entera y bien abierta… la toque.

Anuncios

Responses

  1. Gracias Marichi por esa imagen que permanecerá indeleble en mi cabeza, al menos, por el resto del día… ¡Iiiiuuuu!

    Este te lo has ganado:
    “Esto va uno por la calle y, ed pronto, no termina de poner un pie en el suelo.
    Se agacha. Observa lo que estaba a punto de pisar. Lo huele. Unta el dedo y lo prueba para exclamar finalmente:

    – ¡Fiuf! ¡Es una mierda! Menos mal… ¡Casi la piso!”

    Espero que cuando lo cuentes, la escenificación sea mejor que la del caracol… 😉

  2. Qué gusto leer vuestras andanzas por el lejano oriente!! y las fotos están muy chulas también.

    ESTO LO TIENE QUE VER ALGUNA EDITORIAL, bueno alguien que tenga pasta y que os la dé para que sigáis viajando y compartiendo vuestras anécdotas con el mundo. Pasando por los madriles de vez en cuando por supuesto.

    Hasta el próximo post!
    Besos

  3. Me sigue asombrando la disparidad de paisajes que ofrecéis en vuestras fotos, algunos tan exóticos que solo me suenan de alguna peli que vi en el pasado. ¿Os he dicho ya que os envidio?

  4. Hola, callejeros viajeros!
    He visto las fotos que nos mandasteis; la verdad es que estos chinos no se conforman con imitar los bolsos de Carolina Herrera o los muñecos de Bob Esponja…la foto de Benjamín en Nanjin Road me recuerda a una que me hice yo en Times Square, y la de Hong Kong Island desde el Victoria Peak se parece a una que me hice en el Empire State…
    Estoy seguro que en alguno de los mercadillos podréis encontrar al chino siniestro de los Gremlins; a ver si lo convencéis de que os venda un ejemplar de Mogwai para que juegue con Gina cuando volváis.
    Bueno, mis últimas noticias de España no son demasiado buenas: al final, Fernando Alonso no pudo ser campeón por culpa de un error de estrategia de Ferrari, Portugal nos metió 4-0 en un partido amistoso (desde que palmó el pulpo Paul no levantamos cabeza), ayer el Barsa le metió 0-8 al Almería y el Madrid 5-1 a nuestro Athletic. La semana que viene es el Barsa-Madrid.Miguel Rios tocó en Coruña, y allí estuvimos para contarlo.
    En Galicia seguimos con temporal y, para no variar, ZP sigue hundiendo al país.
    Dios, qué bien estais por ahí!!
    Besos a los dos.

    • Hola Mon! Pues no te voy a mentir: estamos mejor que bien; aunque estas ultimas semanas ganandonos con esfuerzo el pan y el techo. De la chosca contra Portugal nos enteramos en un boletin de noticias que estaban dando por una pantalla de television durante un trayecto en tren, en Hong Kong, y tuvimos que frotarnos bien los ojos… gracias que todavia no conocimos a ningun holandes por aqui. Ya sabia yo que te iban a molar las fotos de Shanghai y Hong Kong, teniendo en cuenta tu predileccion por las junglas de asfalto plagadas de rascacielos :), pero supongo que por mucho que lo intenten siempre les faltara algo a estas ciudades que solo tiene NY… proximo destino tras la vuelta a casa, quiza? Por cierto, como viviste el 16-N? Has llegado ya a la catarsis?
      Un abrazo, hermano.

  5. yo quiero una cama con dosel en habitación con vistas al canal!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. Hola, estamos pensando visitar China y pensamos volar como primer destino a Hong Kong, luego desde allí a Makao. Guillín, Shangai, Xian y Pekín.
    Quisiera saber acerca de los trenes.He estado buscando páginas por internet y tengo algunas dudas.Existen pases en China como en Europa o USA?.Por favor, ayuda!.Muchas gracias,
    Susana

    • Te respondo a tu direccion de correo normal, ok?

  7. Hola chicos, sabéis como se llama el hotelero de xitang? Por favor digan que tienen la dirección y todo. Gracias Glo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: