Posteado por: Marichi | 18 junio, 2011

Llegada al frío

Ha llegado el punto en que el retraso en nuestro blog es tal que ha dejado de apetecernos escribir sobre lugares en los que estuvimos hace dos meses. Por lo tanto, hemos tomado una decisión drástica: saltarnos todo lo que nos quedaba por escribir y pasar directamente al aquí y ahora, es decir, nuestras dos primeras semanas en Nueva Zelanda. Quedan para otro momento, pues, o puede que no, nuestras aventuras en el Pii Mai (fin de año lunar) en Luang Prabang -Laos, nuestras tres semanas en Tailandia (apasionante Bangkok) y nuestra vuelta a Camboya, a los niños, a nuestro pequeño hogar tan lejos del nuestro, con el dinero que habíamos recaudado (¡gracias de nuevo a los contribuyentes!).

Partimos entonces del día en que escribí la última entrada, nuestro último día en NCCO. Por la mañana, tras despedirnos de nuevo de los niños y de Kim y su familia (horror…), cogimos el tuk-tuk al Aeropuerto Internacional de Phnom Penh y quince horas después, escala en Singapur y en su ultra-moderno aeropuerto incluida, aterrizábamos en Auckland. Coger el avión en un lugar que hace más de 30 grados y bajarse en otro que no llega a los 15, tiene su broma. Recuerdo a los paspanes que, al estar en el hemisferio sur, las estaciones van al revés que en casita; es decir, que ahora estamos a finales del otoño y hace una rasca interesante. Después de cuatro meses bajo el calor asfixiante del sudeste asiático, este último punto no lo llevamos muy bien…

Nueva Zelanda tiene fama internacional por su riqueza natural y sus paisajes sobrecogedores, por ser verde y tranquila, salvaje y aislada, y porque, frente a sus cuatro millones y medio de habitantes, tienen ¡40 millones de ovejas! Deportes de aventura, senderismo, surf, escalada… pero nosotros no hemos venido aquí a nada de eso, al menos, no por el momento; hemos venido a trabajar y el panorama es muy diferente. Hemos pecado de malinformados, porque sí, en Nueva Zelanda es facilísimo encontrar curro… ¡dependiendo de la temporada! y resulta que hemos venido en la peor época del año: el invierno. A estas alturas no hay apenas turismo y la mayor fuente de empleo para mochileros -la recogida de fruta- está totalmente parada porque no es temporada de nada. Además, desconocíamos la importancia de disponer de tu propio medio de transporte, tanto por la escasa red y precios del transporte público neozelandés, como a la hora de encontrar trabajo. Así que, había que comprar un coche…

La primera semana nos la pasamos en Auckland: abriendo una cuenta bancaria, solicitando el IRD (algo así como el número de la Seguridad Social) y… comprando un coche. Ahí sí que estuvimos de suerte porque, al llegar el invierno, el frío y la escasez de trabajo, los mochileros salen en estampida. Así que el mercado está lleno de coches y furgonetas equipadas con TODO lo necesario para vivir en ellas durante unos meses (a excepción de baño, obiusli) a precios mucho mejores que en verano. Decidimos comprarnos una furgo -campervan- para usarla de casita y aunque, sí, es más cara que un coche, contamos con recuperar el dinero cuando la vendamos. Después de haber visto lo que nos pareció como todas las furgos del mercado, nos hicimos amigos de una pareja francesa (Claire y Matthieu) que nos íbamos encontrando en cada “car market”, ellos vendían su súper furgoneta de ensueño con cocina dentro, mesita, etc. (es difícil explicar por qué unas campervans son mejores que otras, pero, después de haber visto tantas, somos unos expertos; te das cuenta de que algunas no son más que una cama con un camping-gas que has de utilizar fuera y otras son como un pequeño hogar, que es el caso de la que tenían Claire y Matthieu); ellos eran majísimos y la furgo nos encantaba, pero no teníamos parné para pagarla. Finalmente, el destino nos sonrió y, gracias a Hacienda y a falta de otra oferta mejor, ¡la furgo es nuestra! Es tan bonita… Obviamente, tiene 25 años y tiene sus cosas, no deja de ser una furgoneta de vigésimosegunda mano con más de 200.000 km. a sus espaldas; pero es nuestro rinconcito, nuestro primer coche y estamos súper felices. La parte mala: nos gastamos casi todos nuestros ahorros en ella. Todavía no tenemos fotos decentes de nuestra criatura (ni del país), pero prometemos subirlas en un futuro.

En cuanto tuvimos nuestra furgoneta lista, nos despedimos de Sid, un turco-alemán-neozelandés con el que mantuvimos largas conversaciones acompañadas de vino tinto -que yo no bebía =)- y que nos acogió con los brazos abiertos durante unos cuantos días en su preciosa casita en Auckland (maravillas de Couchsurfing). Pusimos rumbo a Tauranga, una ciudad a 200 km. de Auckland en la que habíamos visto por Internet varias ofertas de trabajo.

En NZ, al menos en esta época del año es muy frecuente que te encuentres con que un albergue te consiga un trabajo a cambio de que te hospedes allí. No pensábamos caer en eso, porque ya teníamos nuestra campervan, pero al ver el panorama que se nos presentaba al llegar a Tauranga (trabajo 0), nos presentamos en un albergue que prometía trabajo para los últimos cinco días de recogida de kiwi y pagamos una semana de alojamiento (te hacen precio si pagas una semana por adelantado). Al día siguiente fuimos a recoger kiwis, un trabajo simple pero agotador en el que te dejas la espalda, el cuello y los brazos; llevas colgando por delante una bolsa enorme que vas llenando de fruta y vaciando en unos contenedores grandes. Y eso fue todo, un día de trabajo, no quedaba más. Como no había más trabajo, pedimos en el albergue que nos devolviesen el dinero que habíamos pagado por adelantado y se negaron. Nos dijeron que el sábado empezaba otro trabajo de poda (famoso por lo mal que se paga) y que nos podían meter ahí, no quedaba otra… Así que ayer empezamos, el trabajo no está mal, pero te pagan por los metros cuadrados que hagas y al principio se va lentísimo, hasta que le coges el tranquillo. Mientras tanto, intentamos convencer a los del albergue para que nos dejen irnos: el trabajo está a 40 km. y no queremos gastarnos nuestro sueldo en gasolina y alojamiento. La verdad es que la situación manda narices, pero ahora mismo necesitamos el dinero como agua de mayo, así que no nos queda mucha elección, ¡aceptamos sugerencias!

Anuncios

Responses

  1. Ánimo, que siempre tedes recursos para salir destas situacions. Ojalá vos poidera dar algunha idea. Seguro que algo vos aparece. E se a cousa se pon fea, unha retirada a tempo tamen é unha victoria. Un abrazo mui fuerte desde o outro lado do mundo.

  2. ¿Cómo, que nos váis a dejar con la miel en los labios y no nos váis a contar lo de Tailandia?¿Es verdad aquello que salía en la peli de Emmanuelle?jaja
    ¿Y tampoco váis a contar aquello del conductor de tuktuk que os quiso matar?
    Ya nunca lo sabremos…
    Bueno, no os desaniméis por el tema del trabajo, que peores las habéis pasado.
    Y, si no se os ocurre nada, y, teniendo en cuenta que estáis en las antípodas, siempre podéis empezar a cavar un hoyo poco a poco hasta acabar asomando la cabeza en el monte de san pedro o en la playa de riazor (que la semana que viene es San Juan!!).
    Besos, a cuidarse y hasta la próxima.

  3. Podriais desnudaros en algun lugar turístico y mover el esqueleto mientras suena paquito el chocolatero de fondo… …. … lo vi en un video y no les fue nada mal ;P

    un abrazo y decirnos el nombre de ese guesthouse para NO IR, menudos mamones no?
    Un Cambio de Aires

  4. hija
    nada de desnudarse
    no por decencia, sino por frio
    no te me vayas a acatarrar.
    Propongo que hagais malavares
    que de algo os sirva lo aprendido en el instituo.
    Globitos de colores con harina, arena y arroz
    Os echamos de menos
    apretas fortes

  5. ¡¿Y ni una foto de la fragoneta?! 😦
    Bueno, mucho ánimo chavales, si necesitais cualquier cosa desde la patria añorada… ¡Ese silvidito! 😉

  6. Hola mis niños!!!!!intentad no agobiaros mucho….pekeñaja,yo estoy con tu madre…..podeis hacer malabares o hacer cosas de artesanía ke podais vender en alguna tienda…no sé,lo digo en serio,hacer camisetas pintadas por vosotros o algun tipo de espectáculo musical….
    Bueno Marichuli,espero veros pronto pk tengo muchas muchas ganas de abrazarte…..para cuando volvereis???un abrazo enoooorme y mucho ánimo!!!te kiero hermanilla!!!!

  7. Propongo q vendáis un riñón cada uno,pero no os gastéis el dinero en un ipad y un iphone!!

    PD: http://www.elpais.com.co/elpais/internacional/estudiante-chino-vendio-rinon-para-comprarse-ipad-2

  8. Estamos a 28 de julio, ejem, lleváis casi dos meses sin ponernos al día!!
    Un post ya!

    Muchos besitos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: