Posteado por: Marichi | 14 junio, 2012

Islas Perhentian: sol, corales, congkak, tiburones y tranquilidad

En Nueva Zelanda: con la cesta cargada de fruta al pecho, limpiando el retrete de alguien que se podía adivinar lo que había comido, etc., teníamos un pensamiento recurrente: playita del sudeste, playita del sudeste… Así que, en cuanto cruzamos la frontera de Singapur a Johor Bharu, en Malasia, lo único que pensábamos era comprar un billete de tren que nos llevase hacia nuestro próximo destino ese mismo día para, lo antes posible, cogernos un barco a las Islas Perhentian.

Tuvimos que esperar en Johor Bharu, desprovista de encanto (salimos a dar un paseo desde la estación y a las dos horas estábamos de vuelta), algo parecido a una eternidad hasta que, a las 22:30 salió nuestro tren. Estábamos encantados con la idea de volver a coger un tren después de tanto tiempo, al fin y al cabo, tenemos que darle sentido al nombre de nuestro blog, ¿o no? Y aunque la idea de tener que viajar sentado durante 15 horas nunca resulta demasiado alentadora, nosotros subimos al vagón con una sonrisa en la boca, aspecto facial bien diferente al que teníamos pocas horas después.

Johor Bharu

Aunque a este trayecto, que cruza la Malasia peninsular de Norte a Sur, se le conoce como Tren de la Jungla, ya que la atraviesa (qué aventurero suena, ¿verdad?); nosotros preferimos llamarle el Tren Glaciar. Encuentro que es un mal internacional eso de no saber ajustar el aire acondicionado a una temperatura suave, soportable, no muy desacorde con la temperatura exterior; pero es que en cuanto tuve que ir al baño en medio de la noche y se me empañaron las gafas (no hay aire entre vagón y vagón), pensé: “Esto ya pasa de castaño a oscuro”. Al volver a entrar, me fijé en las bolitas que ocupaban cada asiento (personas) tapadas con todo lo que tenían, capuchas, etc. Llegué a nuestro asiento y encontré a Benjamín con el abrigo puesto (tres días antes lo habíamos guardado en el fondo de nuestro macuto pensando que no lo sacaríamos hasta, por lo menos, Nepal) y yo me volví a mi nido, conformado por toallas, pañuelos, forros polares y demás. Con este percal, el hecho de que no apagasen las luces, comparables en brillo a las del Corte Inglés, era un mal menor.

¿Pollo?

Mercado central, Kota Bharu

Por la mañana, las cosas se veían de otro color. Decidimos pasar noche en Kota Bharu, para salir hacia las islas a la mañana siguiente. KB entra fácilmente en el Top 10 de las ciudades más sucias que hemos visto hasta ahora y el albergue en que nos quedamos entra… ¡directamente al número 1! Creednos, es difícil. Estamos acostumbrados a sitios en que la frecuencia entre turnos de limpieza es más bien escasa, a encontrarnos todo tipo de trazos de los anteriores habitantes de nuestro cuarto: sábanas usadas, bolas de pelo, restos de marihuana, condones, objetos no identificados petrificados bajo la cama, zurraspas en el baño, etc. Pero es que este sitio llegaba a un nivel más alto: las esquinas de las paredes estaban llenas de nidos de araña, había un cubo debajo del lavabo con un palmo de materia oscura indescifrable que hacía que me diesen arcadas al lavarme los dientes… A la vuelta de las islas nos volvimos a quedar ahí, ya os he dicho varias veces que nos va la marcha (es que el encargado era tan majo…) y yo no me quise duchar por la mañana por no entrar en el baño y porque supongo que todo lo malo se pega, jajaja. Y aquí estamos, ¡preparados para encontrarnos algo aún peor!

Encuentra al gato, Kota Bharu

Marcado nocturno en Kota Bharu

Al día siguiente, un bus más tarde y un viaje en lancha a 700 km/h en el que Benjamín casi echa los higadillos por la borda, llegamos por fin a la isla: Pulau Perhentian Kecil. Habíamos elegido una playita en la que sólo había un sitio donde quedarse, para estar más tranquis. Para que os hagáis una idea, en las Perhentian no hay carreteras, así que la única manera de moverse por la isla de playa en playa es por la jungla o en barco. Teníamos una habitación bien simple: cama y ventilador, pero con vistas al mar. Un día de nuestra rutina en las Perhentian se podría resumir así: desayunar, jugar al congkak (ver foto), hacer snorkel, tirarnos en la playa, comer, jugar al congkak, hacer snorkel, tirarnos en la playa, ir al bar, leer, escribir, jugar al congkak, cenar, hablar con alguien, jugar al congkak, dormir.

Desde nuestra habitación

Hacer snorkel en las Perhentian es, digan lo que digan, flipante. Está lleno de pececitos de mil colores, algunos de ellos enormes, como el grupo de peces loro jorobado que medían como metro y pico de largo, flipante. También vimos rayas y, lo mejor, ¡tiburones! Vale, eran pequeñitos, pero eran tiburones. Ya sabíamos que era frecuente encontrarse tiburones punta negra de arrecife en nuestra playa, de hecho los habíamos visto en la orilla una vez, pero no sabíamos cuál sería nuestra reacción al encontrarnos con uno en el agua, así que cada vez nos metíamos como un poco a la expectativa y un poco acojonados (sinceramente), hasta que vimos a los dos primeros, y nos encantó. Además son muy bonitos, con esas aletitas y parecen tan suaves…

Tiburón punta negra de arrecife. Foto cortesía de: http://www.saveoursharks.com.au

En el bar conocimos a Silvia y Óscar, dos españoles también viajando por el mundo y expertos submarinistas que nos dijeron que para nada teníamos que temer a los tiburones y que lo único que podía atacarnos en estas aguas era como mucho el pez ballesta titán, ¿y cuál coño es ése? Lo busco en Internet y les digo, ¡pero si hay un montón de esos! Y, encima, como son grandotes, nosotros los íbamos siguiendo. Qué valiente es la ignorancia. Al día siguiente, al ver los titanes, ya reaccionábamos de otra manera…

¡Congkak!

Que no falte el chaleco salvavidas

Desde D´Lagoon (donde nos hospedábamos) había caminos a través de la jungla a otras playas desiertas y también a Long Beach, la playa más conocida de Perhentian Kecil, con más bungalows y bares. Hasta allí llegamos un día, después de habernos dejado la piel en el camino -literalmente, porque nos habíamos quemado haciendo snorkel el día anterior. El agua de Long Beach era como una piscina gigante: cristalina, sin una roca y de éstas en las que hay que caminar 50 metros para que el agua te llegue por encima de la rodilla. Nos dimos un par de baños, comimos y, al rato  nos miramos y dijimos: “¿Qué, nos volvemos?”. Es que se estaba tan bien en nuestra playita…

Atención al maromo en vaqueros y camisa negra, no tiene calor, se ve… Long Beach

Bungalows en D´Lagoon

Por las noches, todos los huéspedes de D´Lagoon nos congregábamos en el bar con nuestros ordenadores, libros, libretas, juegos, etc. y allí pasábamos la velada en plan tranqui. Excepto en un par de ocasiones en las que, al cerrar la cocina, el personal se juntó con unos cuantos huéspedes locales, con el micrófono, los timbales, gongs y otros instrumentos locales a dedicarnos un “live show” de lo más estridente. Estaba gracioso, pero a la tercera canción ya estábamos pensando: “¿Cuánto va a durar esto?”.

Y así fueron pasando los días hasta que, debido a la inexistencia de cajeros automáticos en la isla, nos vimos forzados a marcharnos por motivos económicos. Supongo que esto hay que agradecerlo, porque entre tanto pececillo, congkak, rayito de sol… a uno se le va el santo al cielo.

Niños en el agua

Benjamín, saca una foto de la playa, pero que no salga yo, ¿eh?

Anuncios

Responses

  1. en mi Top 10 de ciudades más sucias incluyo Glasgow, sin duda 😛 y categoría especial para los Baños de Beijing
    Seguir disfrutando

    • Obviamente, tu opinión tiene mucha más legitimidad que la mía, pero yo no recuerdo los baños de Beijing como muy asquerosos. Intimidad cero, eso sí, meando unas al lado de las otras, cachete con cachete =)

  2. Qué pantalones tan discretos Benjamín!!!!!!!! Ay…. una playita y calor…. suena tan bien (que luego me canso pronto y quiero que llegue el otoño, porque el verano es un rollo, pero un poco de sol, sólo eso, un poquito!) A mí lo de los tiburones, aunque sean pequeños… como que no, podría escuchar la música de fondo… Spielberg me dejó marcada para siempre.

    • Vaya ojo, Montse, con el bañador de Benjamín, ¡pues es precioso! A ver qué va a ser esto. Y encima nos viene con que si el verano es un rollo.

      Lo de los tibus (que ahora ya somos colegas) hay que estar ahí. Para mí era el animal más terrorífico del mundo, pero es que estos eran muy peques y muy monos. Lógicamente, si me encuentro frente a frente con un tiburón blanco me hago caquita.

  3. Gracias Marichi por esta mención especial a las islas Perhentian.Las fotos son preciosas y el video se sale;creo que el malayo de la gorra escocesa se rompió todas las falanges aplaudiendo ,y Benjamín que risa ,su cara lo decía todo.Bueno,voy a despertar a Marcos y a mi madre para que vean las fotos.Un beso para los dos.Os quiero muuuucho.

    • Lo más gracioso es que la primera noche que se pusieron a tocar nosotros ya estábamos en la cama leyendo, y te juro que sonaba como si estuviesen en nuestra habitación. Nosotros, que nos queríamos acostar con el ruido de la olas…

  4. Joer me he quedado alelao de lo bueno que era el conciertillo, que pegadiza la canción y que animado el público, os faltó sacar los mecheros. Lo malo es que me dormí al principio….como en Eurovisión. “Punk not dead”

    • Así me gusta, padre, respondiendo al tirón de orejas. ¿Has visto que temazo el de los malayos? Pues eso no es nada, que también cantan en inglés, temas de la Britney o la Rihanna, pero siempre con la misma musiquilla de fondo; inolvidable.

  5. no os da pena ir perdiendo poco a poco ese color kiwi que tanto os ha costado tener??
    no olvidéis la cremita! por cierto, si ya no os pilla muy lejos y seguís teniendo ganas de playa (me da a mi que si), Koh Lipe (suroeste tailandia tocando Malasia) tiene también mucho nivel tanto en sus playas, agua, buena comida (claro es thai), etc etc

    Nosotros en breve nos vamos para Nueva Zelanda a pelarnos de frío… que pocas ganas :S

    nos alegra que vuelvan a darle vida al blog! sin ánimo de ofender a Benjamín ;P que el par de relatos que hiciste desde NZ fueron, sinceramente, sublimes.

    Un fuerte abrazo viajeros!

    • Oye, chicos, nos os olvidamos de deciros que ¡sois famosos! Silvia y Óscar conocían vuestro blog y juntos estuvimos hablando de lo mucho que os lo curráis y de lo frikis que sois. Nosotros, les enseñamos la foto en la que salimos en vuestro post de Queenstown, en plan demostración de que somos coleguis; chicos, a un paso de la Jolie y Brad…

      Ahora estamos en KL, pero nos guardamos esa recomendación para la vuelta a Tailandia.

      ¡Disfrutad Australia!

      • Jajaja pues si, supongo que dedicarle tantas horas a la web es cosa de “geeks” no? ;P
        hasta que no nos manden a un reportero de BBC para entrevistarnos no nos creeremos eso de la fama jaja

        Un fuerte abrazo!
        pd. como echamos de menos la rica y barata comida del sureste asiático… sniifffff

  6. Gracias por contarnos tan bien las cosas buenas y malas con tanto sentido del humor, Marichi. Un beso muy grande a los dos..

  7. Hola Benjamín !!!

    Soy Antonio Pita de Sta. Cruz, ¿no se si me recuerdas? ¿que tal todo?. Que grata sorpresa me acabo de llevar, justo estaba mirando informacion para ir a las Islas Perhentian en Marzo y veo que los que escribiis sois vosotros. Me servirá de ayuda para preparar mi viaje. Y no dudeis que os seguiré!!! Que envidia !!!

    Pasarlo bien.

    Un abrazo.

    • ¡Coño, Tone! ¿Cómo no me voy a acordar de ti? Tremendo que nos hayas encontrado. Así que a las Perenthian, no te vas a arrepentir. Allí fue donde descubrí el tema del snorkelling y desde entonces es una adicción. Nosotros estuvimos en Kecil Perenthian, que es la más pequeña y tranquila y, para ser sinceros, nos tuvimos que ir porque habíamos calculado mal la pasta y en la isla no hay cajeros, porque si no habríamos estado allí semanas. Además, aunque a lo mejor tú ya lo tienes, te puedes sacar el certificado PADI de buceo tirado de precio allí mismo. Vete comentandome tus planes y dudas y mándame un correo, está en la sección contacto. ¿Vas a dar una vuelta por el sudesde o sólo Malasia?

      Un abrazo!

  8. Hola Benja !!

    Pues espero ir en Marzo, serán 15 días. 3 Noches en Bankgok, 3 Noches en Singapur, 4 en Kuala Lumpur para ver la Fórmula Uno y 4 noches en Islas Perhentian.
    ¿Que tal estaba el hostal donde os hospedabais, el D’LAGOON? ¿Lo recomiendas?
    La playa de Long Beach esta en la isla grande, ¿no?. Se puede ir de una a otra, ¿verdad?.

    Por lo que veo aún no fuisteis por Bankgok, supongo que con lo carrera que llevais pasareis por allí.
    Tambien estuvistes en Moscú y San Petersburgo, yo fui en Febrero de este año con -23º… pero valió mucho la pena, conocer Rusia como siempre me la habían enseñado de pequeño, blanca y con un frío de cojones. San Petersburgo con sus canales y ríos congelados me encantó y Moscú tambien la verdad.

    Bueno os voy siguiendo !!!

    Disfrutad !!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: